PortadaMariaLuisa

Gamerah pregunta: María Luisa

N. del E.: Para los sufrientes corazones de quienes van escasos de datos en el móvil o simplemente para quienes todavía navegan con un módem de 56kb, que conociendo al público de Gamerah seréis mu…

Padres e hijos y viceversa

Sucede a finales de abril. Es una época convulsa, como si los cielos estuvieran pasando por esos días, en la que no es extraño simultanear un resfriado con los primeros estragos de la exposición s…

021_scott-zelda-fitzgerald_theredlist

La pluma de la gallina

  La crítica de videojuegos, cine o libros adolece de muchos defectos. Nos molesta que haya tipos a los que les paguen por tirar piedras, con lo fácil que es. Que un piernas con el graduad…

still_babe2_758_426_81_s_c1

Saul Cohen

No me negarán, mis queridos guaches, que la industria de nuestros formativos años 80 y 90 era un pueblo perdido en el monte comparada con la Babilonia llena de degenerados que es la industria actu…

GLI

Ubi Soft o la muerte de los videojuegos

O cómo sobreviví a la presión de una compañía que hace demos técnicas sin testeo y que ha acabado siendo odiada justamente por cualquier gamer. Tenía yo más o menos 23 años y acababa de finalizar la …

Gamerah Pico

Picorreseñas: contracted & shorted

En 1880 Sir Robin Appledon, reputado primatólogo y miembro de la Real Sociedad Científica de Sheffield tuvo una revelación tras hozar con una granjera conocida suya con la que solía departir, entr…

1280px-ZXSpectrum48k

Back to the Basic

No sé si conocéis la historia de cómo se inventaron los post-its. Un pegamento desarrollado por 3M que funcionaba tan mal que era incapaz de mantener pegado un trocito de papel en la pared si tira…

140892148

7 segundos

Fue Benjamin Libet, un neurólogo estadounidense, quien inició una serie de experimentos clásicos hoy en día en el ámbito de la neurociencia. Usando la electroencefalografía, estudió los procesos de …

arcade_girl

Amor en los tiempos del arcade

Eran principios de 1991, tal vez 1992, y la primavera empezaba a asomar tanto en las hojas de los árboles como en las del calendario. No hacía demasiado que mi edad había empezado a contarse con d…