FLASHNOTE: El showcase de la Sony (y Disney)

Disneystation 6.

Como corresponsal de guerra tras las líneas enemigas de Gamerah y jugándome la vida, vengo a daros la crónica sobre el gran evento anual de la Sony, en el que millones y millones de mongolos tenían sus esperanzas depositadas. Sin E3 en 2021, este era el gran día que Sony tenía preparado para su rebaño.

La infiltración conllevaba un gran peligro pero era algo que no podía dejar de hacer, ya que como Guardián de la Fe Seguera tengo mi cuota de responsabilidad en la situación actual del mundo del videojuego. No puedo dejar de pensar en que SEGA y los segueros le fallamos a la humanidad, condenándola a pelijuegos clónicos de nula jugabilidad, sin el mínimo atisbo de la imaginación desbordante y la osadía que nos regalaba Sega. Quizás si hubiésemos comprado algún juego original… ¡aunque solo hubiera sido uno!

Nunca lo sabremos, pero no podemos eludir esta responsabilidad para con todos los mongolos millenials. Si bien es cierto que los subnormales ya existían de antes y con bastante notoriedad, Nintendo y sus nintenderos, el nivel de mongolismo alcanzado por Sony Pictures y sus pelijuegos es asombroso.

El caso es que estos hijos de puta de la Sony eligieron el 22 aniversario del lanzamiento de la Dreamcast, She’s The One, para mostrar toda su artillería de cara al 2022. Encima recochineo, cómo no les vamos a odiar.

La expectativas estaban altísimas y los mongolos se montaban unos castillos en el aire que ni los de Laputa. Abandoned Silent Hill, Metal Gear Solid Remake, que si compramos Square, que si compramos Apple… cada barbaridad mayor que la anterior y un hype desmesurado.

La conferencia duró 40 minutos y eso, honestamente, da para lo que da. Así que Sony abrió con un anuncio de la tele en la que mostraban un misterioso juego de tablero que intrigó profundamente a los mongolos. Luego se anunció el remake del Knights of the Old Republic en exclusiva temporal (el genial de Obsidian no, el otro). El remake de Alan Wake. El remake de Uncharted 4. No sé si salió el remake de Dead Space, pero cuando acabaron con los remakes empezaron los juegos de Disney. Que si Guardianes de la Galaxia, que si Spiderman, luego Lobezno… alguna pajerada coreana, algún indie, algo que daba mucha vergüenza llamado Forspoken, y para acabar un GT7 de gráficas muy poco padres y con el poco tiempo que les quedaba mostraron el God of War 1.1 que fue la gran decepción del evento.

Para un servidor fue un show aceptable. Me podría haber dado un patatús si hubieran presentado el Silent Hill o el remake de Metal Gear. Patatús no de alegría, sino de a ver quién iba a aguantar a los mongolos… pero al final estuvo bien. Me reí mucho con los lloros posteriores. Eso sí, un Shenmue 4 hubiera estado bien. Hijos de puta.

Da para un análisis el tremendo apoyo que Disney mostró a Sony en este evento. ¿Significa esto que Disney va a comprar a Sony?

Sin ningún tipo de duda, SÍ. Mongolos, disfrutad de la PS5 porque con toda seguridad la próxima consola que vais a comprar será la Disneystation 6. A todo cerdo le llega su San Martín.

Seguero resentido

2 comentarios

  1. La disneystation almenos trae la suscripcion a disney+ que sirve para ocupar horas de uso en la consola...chupate esa esbos equis

    • Y luego la Disneystation Plas, ya lo tienen todo planeado.

      God of War dejó de existir después del 3, a partir de ahí da vergüenza ajena. Bueno los de PSP están bien.

      Viva SEGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *