The Last Guardian (Remastered & Uncensored)

 

XBOX TWO – Microsoft

Sí, habéis leído bien: Microsoft.

Antes de cerrar el navegador echando hostias e iros a llorar a una esquina, esperaos un poco a que os cuente lo que pasó, allá por el lejano 2022. Pero incluso antes de ese año, hay que ponerse en situación, teniendo que desplazarnos aún más atrás en el tiempo.

The Last Guardian fue la tercera obra del aclamado creador Fumito Ueda, director y principal diseñador de los juegos ICO y Shadow of The Colossus, ambos para PS2 y bajo el sello del Team Ico, estudio adjunto a Sony. The Last Guardian salió a finales de 2016 para PS4, pero esta vez con la marca de genDESIGN, tras un desarrollo muy complicado y accidentado que duró aproximadamente diez años. Tranquilos, que ahora lo explico todo…

Nadie daba un puto duro por él después de que no se supiese nada durante mucho tiempo, incluso su cancelación se olía todos los años. Era ya casi familiar, como ese aroma tan único y reconocible de los pedos de tu abuelo. De hecho, se llegó a plantear para PS3 pero quizá la ambición del creador, el citado Ueda, junto a las limitaciones que supuestamente veía en el hardware, hicieron que nunca llegara a buen puerto. Es más, en 2011 abandonó Sony y por consiguiente el Team ICO, con lo que todos nos cagamos en la puta. El hedor a fosa séptica ya traspasaba nuestras pantallas, pero Sony aseguró que el proyecto seguiría su camino, con Fumito al frente de su nuevo estudio, genDESIGN, y bajo la supervisión del Japan Studio.

Hasta aquí todo lo que se publicó en los medios. Y es que todos estos años dentro del ojete de Cubitorah han dado para mucho. Al principio la estancia era difícil, era un poco oscuro y el olor era un cóctel como de orín y niños muer…

(Perdón, perdón… que me voy del hilo, demasiados recuerdos de ese lúgubre lugar)

Como estaba diciendo, han dado para mucho. Sobre todo para intercambiar información muy valiosa, privilegiada en muchos casos. Filtraciones que casi siempre son para mear y no echar gota. Las hemos llamado Gamerahleaks, como ya sabéis, y poco a poco las iremos actualizando según sea conveniente.

Bueno, pues aquí llega el pelotazo: Fumito Ueda no abandonó Sony, sino que fue esta quien lo echó. Hemos podido acceder a su móvil y a fragmentos de la conversación de whatsapp entre él y Hiroshi Kawano, jefazo de Sony Computer Entertainment Japan en esa época. Os voy a poner algunas capturas de los momentos más delicados, porque antes de que os cuente la movida, es mejor que lo veáis vosotros mismos.

Viendo fotos de este señor en esa época, bien pasada la cuarentena, no dejaba lugar a la duda.

¡Qué pelazo tengo, copón!

¡Ay, amiguines! Lo que puede dar de sí la industria del videojuego. Como ya veis, no podemos creernos todo lo que sale en la prensa. En su momento, la salida de Fumito fue vista como un duro golpe para Sony, perdiendo uno de los creadores más aclamados del mundillo.

Y ahora es cuando volvemos al inicio de esta reseña: MICROSOFT. ¿A que ahora ya no os parece tan raro? Sí, es exactamente lo que estáis pensando. Microsoft aflojó la gallina y en 2022 decidió untar bien (de vaselina no, malpensados) a Fumito Ueda para hacerse con sus servicios, engullendo a todo el equipo de genDESIGN pero ya formando parte de la mismísima Microsoft. Y lo primero que Ueda exigió para formalizar su contrato fue hacer una remasterización de su última obra, The Last Guardian.

Y antes de meternos en harina, seguro que os estaréis preguntando qué pasó con Project Scorpio y por qué no se hizo para esta consola teniendo en cuenta los años y los ciclos de las consolas. Que conste que yo no quería contarlo, pero son indicaciones desde el Politburó, que son un poco morbosetes.

Project Scorpio fue un desastre para Microsoft. Pero un desastre a niveles que no os lo imagináis. Los primeros meses de la consola fueron regulares. Puede que incluso mejores de lo esperado, teniendo en cuenta el relativo poco éxito de ONE. Las continuas cancelaciones de proyectos exclusivos para esta fueron mermando la confianza de muchos posibles compradores de Scorpio, ya que ni su potencia ni sus posibilidades como sistema multimedia, eran motivos suficientes para que levantase el vuelo. Pero si ya las cosas pintaban muy mal, a partir del año siguiente empezó el auténtico caos. Cuando la consola llegaba a una cantidad determinada de horas de uso, aparecían unas extrañas luces rojas (hubo mucha coña, claro) empezaba a echar humo negro y finalmente explotaba. Imaginaos el festival de hemoglobina: órganos reventados, huesos resquebrajados, vísceras y pedazos de carne esparcidos por las habitaciones, etc. Unas ciento cincuenta mil personas fallecieron debido a Scorpio, que como ya podéis comprobar, fue algo más que un fracaso comercial.

El caso es que a los pocos años, curiosamente con demasiada eficacia y rapidez, la compañía se recuperó totalmente y limpió su imagen. Debido a esto, decidieron seguir con la fabricación de consolas, esta vez siguiendo una estrategia más tradicional. Continuaron con la “numeración” lógica después de ONE y en 2022 lanzaron XBOX TWO, una consola también muy potente, con capacidad para 4K nativos y como requisito imprescindible para los desarrolladores. Yo no entiendo mucho de estas mierdas pero se veía de la hostia. Costaba mucho saber si eran reales o diseñados por ordenador.

Microsoft aprovechó el lanzamiento de TWO con el anuncio del fichaje de Fumito Ueda y a los pocos meses esto se tradujo en la versión remasterizada del juego que todos disfrutamos ya en 2016 para la vetusta PS4, The Last GuardianPero no solo es una versión renovada y adaptada las nuevas posibilidades de la consola. Es mucho más. Esta versión para XBOX TWO es una revisión del juego original en resolución 4K (obvio) pero, además, han incluido muchas cosas que en su momento no estaban. Simplemente porque la tecnología no lo permitía, porque la censura se lo impedía o porque, directamente, no les salió de los cojones.

Se habló mucho y muy bien sobre esta maravilla, así que no creo yo que sea necesario repetir lo que otros ya hicieron. De hecho, basta ya de salseos y gilipolleces. Voy a ir directo a la pomada, a daros buena mandanga, que son las novedades de esta última versión. No quisiera spoilear, así que tendré cuidado y evitaré contar el momento en el que Trico se marcha y el niño monguer se echa la siesta interminable (just kidding).

Primero vamos a comentar aquello que fueron en su momento cosas negativas y que en este remastered & uncensored se han solucionado. Sabéis que el juego no era del todo fluido, así que en esta versión eso se ha corregido y el juego va a tope de frames, la hostia de suave. Como el deslizar del aceite de coco por vuestras nalgas cuando vais con los colegas al spa. Por cierto, como habéis podido intuir, debido a numerosas quejas por parte de los amantes de los perros, se cambió ligeramente el diseño de Trico para hacerlo más parecido a estos. Alegaban que su comportamiento y gestos (más acordes con los de un perro) no coincidían con su aspecto: una mezcla de pollo desplumado y gato desnutrido.

La cámara ahora no tiene tantos problemas. Básicamente porque es una mezcla de primera y tercera persona, con lo cual para aquellas situaciones más comprometidas, podemos intercambiarla y así evitarnos una buena hostia. Aunque como veis en la siguiente animación, no está del todo resuelta y hay veces que nos la puede jugar volviéndose totalmente inmanejable.

En el juego original, allá por el 2016, se habló mucho de una animación de Trico cagando que era muy difícil ver. Casi como un “easter egg”. Yo nunca lo vi, ya que me llegué a pasar el juego solo una vez. Pero disfrutaba leyendo a la gente que lo vio, porque da mucha veracidad y sobre todo naturalidad al juego. Así que cuando pude echar el guante a esta r&u, lo primero que iba a hacer era esperar a que Trico echase un truño.

Una de las cosas que se criticó en su día a The Last Guardian era que muchas veces a Trico se la sudaba lo que le dijeras por medio de los comandos de botones. Ni qué decir que esa gente no tenía ni puta idea, pues reflejaba exactamente que es un animal, y como tal, el juego no puede darte la sensación de control total sobre él, sino todo lo contrario. Me encanta que en esta versión siga siendo igual. Incluso creo que han acentuado más esa sensación, como podéis apreciar en el vídeo que he grabado.

Poco antes de su salida oficial para PS4, la polémica volvió a aparecer. Los dos juegos anteriores del Team ICO se caracterizaban por usar una mecánica  llamativa y ciertamente original: el uso del botón R1 para “agarrar”. De ese modo se lograba una sensación muy realista y un enlace casi físico en la interacción con el entorno y los personajes. Hasta que no lo soltabas, esa acción se mantenía (en SOTC con límite de resistencia). Pues bien, a pocos meses de su salida a la venta, ese sistema se cambió a algo mucho más automático para hacerlo más accesible. Teóricamente porque ni funcionó entonces ni funciona ahora, como veremos a continuación. Funciona cuando le sale de los cojones.

NOTA: The Last Guardian Remastered & Uncensored para XBOX TWO ha sido actualizado con el parche 3.4 mientras estaba escribiendo la reseña, así que cuando lo leáis vosotros ya estará incluido en el juego. Iba a añadirlo al final de la misma pero prefiero adjuntarlo justo después de tratar el problema del agarre. De puta madre, joder. Me ha dado tiempo a capturar una pequeña muestra:

Aquí podemos apreciar la increíble mejora en las físicas y en los movimientos, que ya eran muy buenos en su momento. Pero esto es otro nivel, parece que están vivos. El movimiento de ciertas partes de su cuerpo es casi hipnótico…

Se escribieron muchas teorías sobre los tatuajes que van apareciendo en la piel del niño según vas avanzando en el juego. Hay algunos que dicen que lo que aparece en su piel responde a mensajes ocultos y sentimientos de Fumito Ueda que se fusionan en una fosca de amor y odio. Esto se ha mantenido, aunque variando un poco la simbología. Yo tengo que reconocer que no los entiendo muy bien, pero os pongo un pequeño ejemplo para que saquéis vuestra propia interpretación.

Vamos a ir terminando con esta reseña, que estoy ya un poco hasta los huevos. Al parecer hay un tío que le llaman El Señor del Valle (¿?) que es el que controla todo el cotarro. Vive en un pisito con terraza en el quinto coño, dentro de una especie de Mordor blanco para funambulistas, al que hay que llegar con la ayuda de Trico si quieres escapar o pillar marihuana. Porque el señor este va dejando ollas gigantes llenas de maría por todo el escenario, que dejan a Trico hipnotizado. Así que muchas veces no te hace ni puto caso. Además, hay como otros yonki-tricos que ya van muy fumados (tienen los ojos morados, claro) e intentan joderte a base de bien para que no les quites la hierba. Trico, a veces, sufre ataques provocados por el síndrome de abstinencia y se revuelve contra ti, como vamos a ver después. Así pues, y siendo honesto, no me queda del todo claro cuál es la finalidad del juego.

Para el final, me dejo otro motivo por el que esta edición lleva acompañado en su título ese uncensored. En The Last Guardian para PS4 no se pudieron incluir ciertos detalles sobre el comportamiento de Trico que, aunque no eran estrictamente necesarios, es cierto que su ausencia restaba realismo al conjunto. Los animales, así como los seres humanos, tenemos instintos que necesitamos cubrir. Así que Fumito Ueda decidió apostar por recrear también esos momentos de soledad y autosatisfacción. Bien por él, es todo un detallazo.

La publicación de The Last Guardian Remastered & Uncensored es aún más milagrosa que la del juego original, y una apuesta de Microsoft para recuperar el prestigio perdido. No importaron las ventas en el del PS4 y tampoco importaron en este. Pero desde luego no se puede negar que es digna de elogio. Se pueden sacar todas las conclusiones que se quieran sobre esta aventura, ya que la libre interpretación da lugar a múltiples opiniones, ideas y reflexiones más o menos profundas. Y no voy a comentar nada sobre el vínculo entre los personajes, los sentimientos o la empatía que nos pueden provocar. Porque, además de haberlo hecho evidente, creo que de eso ya se habló mucho y muy bien…


PUNTUACIÓN (sobre 10)

Bonitez: 12
Framerate: aceite de coco
Olor a perro mojado: 8
Olor a mierda: 9
Fumada: 7
Llorera: 10
¿Cuánto pagarías por él?: 70 euros
Ganas de que termine: 1

NOTA MEDIA: 9’99

JUST POO IT

14 comentarios

  1. Esos gifs valen oro.

  2. Por favor me podéis pasar la lista de cremas que se da Fumito?

  3. Se nota ahí el 4KK bien ¿eh?

  4. Ostia que descojone ay qué grasia papasitoDDDD.
    Lo mejor de internet ay qué grasia papasitoDDD

  5. Fumito Fumeta se comunica en español por wassap con su CEO!! Que revelación!!

    Podías haberle puesto las Alas al perro cuando lo sacaste al parque cobarde..

    A pesar de la cobardía me he descojonado :D Puntuación: ay que grasia papasito! x 8

    Un saludo.

  6. Esas partes pertenecen a la primera mitad del juego, donde aún las alas no se muestran con todo su esplendor. Si es que hay que explicar todo, oye...






    ay qué grasia papasito

  7. Impresionante.

  8. Un tatuaje de SEGA en el brazo es lo más carcelario EVER.

  9. A pesar de que comparte algunos defectos con Uncharted 4, este tiene majia. Nintengo hubiera puesto a Yoshi en lugar del pollogato, un 500% más de arcoiris y setas triposas de colores everywhere, por lo que prefiero el enfoque que le ha dado Humito. Te llega a la patata.

  10. Putos diseñadores canocentristas.

    Otra oportunidad perdida de dar representatividad a los ornitorrincos en el mundo de los videojuegos.

  11. Yo ví a Trico cagando en mi primera partida. Es un momento bastante incomodo.

  12. Apruebo esta reseña. Los gifs de trico son mejores que todas las películas de este año.

  13. OH siii Gamerah!!

    Y la pregunta es... merece la pena una ps4 cuando casi todos sus juegos son una puta mierda?
    En unos meses me voy a Japon (donde es mas barato que aqui donde vivo sin duda) y estaba entre Switch y ps4...

    Gloria a Cubitorah!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *