Juegos que me gustaria que me gustaran #3: los hardcore

No eres tú, soy yo.

No sé si lo han sentido, guaches. Ese desasosiego, esa sensación de ser un impostor, de haber nacido en el cuerpo equivocado. Ese sudor frío al salir de cervezas con los amigotes y asentir robóticamente cuando se habla de la tetona de turno mientras piensas en lo que de verdad te gusta. Tienes cuidado. Tienes hasta novia. Incluso te la follas. No mientes cuando le dices que la quieres. Es tu mejor amiga. Hacéis planes para el futuro. Nadie sospecha. Eres experto en vivir una mentira. Pero, en tus sueños, eres libre.

Un día estás viendo El Retorno del Jedi con tus padres. Sale la princesa Leia en su bikini dorado. «Caramba caramba», dice tu padre. Tu madre refunfuña. Pero a ti Leia en bikini no te dice nada. En cambio, en la misma película hay personajes que te hacen perder el control. Esto es una tortura. Estás a punto de explotar. Cuando los ves juntos en la escena de la celebración, te decides. Una vida de represión te ha llevado hasta aquí. Es hora de aceptar quién eres. Es hora de salir del armario.

—PAPÁ SOY FURRY.

—¿Qué?

—SOY FURRY.

—¿Qué mierda es eso?

La explicación cae tan mal como podrías esperar. Tu madre llora.

—¿Cómo puedes hacernos esto?— pregunta entre lágrimas. —¿Por qué no puedes ser maricón como tu hermano?

Tu padre te echa de casa. Te mudas a la gran ciudad. Consigues un trabajo en una peluquería de perros. Rápidamente te conviertes en un miembro esencial de la comunidad furry. Esnifas un montón de coca. ¡Son los 80! Eres un habitual de todas las discotecas furry. No tomas precauciones. Pillas sida. No regrets! Consciente de que tienes los días contados, escribes una obra de teatro sobre un adolescente furry que crece rodeado de crueles y opresivos cis hetero y homosexuales. TIMEOUT reseña la producción de la obra de teatro que montas con tus amigos bajo el titular «¿Qué mierda es esto?» Mueres en un hospicio de la sociedad protectora de animales. Al final lamentas cómo acabaron las cosas con tu familia, pero mueres feliz, satisfecho tras una corta pero intensa vida de furrismo extremo.

Vas al infierno.

No por furry, ni siquiera por piratear juegos, sino por lo que le hacías a tu pobre San Bernardo. Él nunca consintió.

#metoo #noesno

Algo así me pasa con los juegos hardcore, guaches. Sé que me deberían gustar. Treinta años jugando me deberían de haber condicionado. La gente espera que me gusten, que tenga una opinión al respecto. Pero la única opinión que puedo ofrecer es «hmmm sí. ¿Parecen guays?». Veo a los chavales disfrutarlos y parecen tan felices siendo un ninja chungo que muere mil veces en el Sekiro que no puedo evitar pensar que el problema es mío porque prefiero encarnar a un gorila que busca sus plátanos o a un elfo friendzoneado. ¿Pero qué diablos es un juego hardcore, para empezar? ¿Depende de la temática? ¿De la mecánica? ¿De quién lo juegue?

La necesidad de distinguir entre videojuegos hardcore y casuales surgió a mediados de los 90 con el lamentable éxito de la PSX. Antes no existían los videojuegos hardcore o los casuales, simplemente eran videojuegos. Los guaches más pedantes dirán que la distinción siempre existió, que Asteroids siempre fue más hardcore que Space Invaders. Pero con la explosión del mercado doméstico en esa generación los videojuegos dejaron de ser exclusivamente para pajeros. No me malinterpretéis, los videojuegos siguen siendo mayormente para pajeros, pero en esa generación las ratas de márketing más espabiladas (las de Sony) se dieron cuenta de que había pasta en expandir el mercado. Esto atrajo a gente para la que jugar era algo que hacían, no lo único que hacían. Gente que tuvo la desfachatez de tener opiniones, opiniones que las ratas de márketing valoraban más al pertenecer a un grupo que no tenía que pedirle dinero a sus padres para comprarse un juego. Y lo que es peor, entre esta quinta columna había… no se lo van creer… mujeres. Y no simplemente mujeres, no. MUJERES CON OPINIONES.

No sé de qué está hablando esta mujer, pero seguro que es subversivo y peligroso.
(¿Qué? ¿Dijo que le gusta lo que escribo? ¿En serio? ¿Qué artículo? ¿Es soltera?)
¡Abajo con el patriarcado!

En cualquier caso, confrontado con esta nueva y aterradora realidad, el núcleo pajero se refugió en el último lugar sin mujeres del planeta, el por entonces incipiente internet, y la narrativa de «ellos» y «nosotros» fue establecida. Nosotros, los hardcore, no somos como ellos, los casuals. No jugamos a lo mismo. Disfrutamos los videojuegos a un nivel mucho más profundo. Apreciamos cosas que… ¿¿¿mamá te importa??? ¡Estoy grabando mi podcast! ¡No, no me molesta volver a cenar lentejas! ¡Sí, no tiene sentido despediciarlas! ¡Haces las mejores lentejas! ¡Gracias! ¡Ok!

Por esos días no habían podcasts, pero ya me entienden. Pero estoy evadiendo la pregunta. ¿Qué es un juego hardcore? Tal vez sea más fácil establecer ciertas pautas.

  1. Un juego hardcore para mí puede no ser un juego hardcore para ti. Esto es bastante obvio cuando ni siquiera hay consenso sobre lo que es un juego hardcore. No sé si alguna vez fui hardcore. Tengo gratos recuerdos de juegos hardcore de NES, pero por supuesto lo que es hardcore para mí puede ser asquerosamente casual para otros. Me vienen a la mente el Battletoads o el jodido Tortugas Ninja, en el que duraba hasta que perdía a Donatello, por poner dos ejemplos con bichos, cuando pienso en juegos hardcore que disfruté, pero al no haber salido en Master System nuestro querido Nae probablemente argumente que ni son hardcore, ni son videojuegos, ni existan epistemológicamente hablando. Y no le faltará razón. Todo son opiniones. Nada es cierto.
  2. Un juego hardcore no tiene un género determinado, pero los de lucha y acción en tercera persona me suelen dar más pereza que otros géneros, así que deben de ser hardcore.
  3. Un juego hardcore suele dar pereza.
  4. Un juego difícil no es necesariamente un juego hardcore, pero los juegos hardcore suelen ser difíciles. Halo en legendario y Doom en nightmare son difíciles de cagarse, pero cualquier muerto de hambre pilla Halo o Doom y en 5 minutos se cree competente. Halo y Doom son buenos juegos.
  5. Un juego hardcore no es un juego de culto, si entendemos que para ser de culto hay que ser apreciado por una minoría. ¿Son los Dark Souls juegos hardcore? Me dan pereza así que diría que sí. ¿Son de culto? Han vendido 25 millones en sus múltiples iteraciones. Los Dark Souls son mainstream.
  6. Lo que es un juego hardcore cambia con el paso del tiempo. O más bien, cambia según cambias tú. De crío me pasé el Ninja Gaiden de NES. De mayor duré unas horas con el de XBOX. Hoy en día veo un video del Nioh y pienso que mola mucho y me lo voy a pillar antes de quedarme dormido. ¿Cambió Tecmo, o cambié yo?
  7. Un juego hardcore hace sentir a sus fans una mongola sensación de orgullo de ser fans, y estos fans aprovechan la mínima ocasión para mencionar a no fans que son fans. Un sentimiento a todas luces erróneo, pues la única sensación aceptable al mencionar en público que te gustan los videojuegos y tener más de 15 años es la vergüenza.

Así que básicamente un juego hardcore puede ser cualquier cosa. Hervir una patata, pelar un huevo duro. Para no dejar la cosa aquí y poder pretender que esto no ha sido el equivalente dialéctico de un perro lamiéndose los huevos solté la pregunta en el foro secreto y concluimos (es decir, Narg y Kim que saben de juegos concluyeron, yo asentí, dije «hmmmmm» e hice Blue Steel, que es como he llegado adonde he llegado en la vida) que los juegos hardcore son juegos con una alta barrera de entrada. Juegos cuya curva de dificultad no es tanto una gentil parábola en un gráfico como una patada voladora en el hígado nada más despertar. Juegos a los que no les importa si te gustan, o al menos pretenden que no les importa, porque en verdad les importa un montón. Juegos que me dan pereza y que me gustaría que me gustasen, porque si bien suelen tener la cabeza profundamente incrustada en el culo, son honestos y lo ponen todo sobre la mesa.

Como tu amiga gordita que te confiesa su amor y que como Jack en La Fuerza del Cariño le dices lo que siempre dices en estas circunstancias: ¡yo también te quiero, nena! Le haces el dulce amor, porque no quieres herir sus sentimientos. Hasta lo disfrutas. Pero eres un puto furry, y es hora de aceptarlo.

Me lavo con un trapo atado a un palo.

7 comentarios

  1. El gordo va tomando ritmo de competencia con cada articulo

  2. Maravilloso artículo. Me ha hecho recordar el horror que sentí al ver los primeros anuncios de Wii donde aparecía una familia feliz vestida de blanco jugando a la consola... ¿Desde cuando unos padres juegan a videojuegos? ¿Y en grupo con sus hijos? ¡Un videojuego es una experiencia íntima a disfrutar desde tu cuarto sin interferencias externas de ningún tipo! ... eso pensaba yo entonces.

    Un montón de años después, siendo el afortunado poseedor de una Wii, una PS3 y una Switch, puedo decir que odio los juegos/jugadores hardcore y todo que han provocado con el tiempo: Una ristra de juegos interminables (muchos aburridos) y una dificultad absurda como valor añadido.

    Me quedo con la familia de blanco, ellos y yo somos felices aunque el juego no nos dure más de 10 horas o bien tenga una dificultad asequible.

    • Te escucho el red dead redemption 2 ....el juego predilecto de la hardcorada posuda

  3. 10/10 Gordo

  4. Vamos a decir la verdad sobre dark souls:

    1 Es el mejor juego de los ultimos 20 años por lo menos

    2 No es tan dificil, el ninja gaiden dd la nes que nombras o sobtetodo el battletoads eran mucho mas dificil

    3 el concepto de dark souls es muy dificil probablemente venga de aquellos que estan acostumbrados a assasins creed o uncharted donde la dificultat ha sido totalmente eliminada del sistema.

    4 en dark souls si se te atraganta un enemigo puedes invocar a hasta 3 personas para que tr ayuden. Convirtiendo el enemigo en cuestion en algo mucho mas facil. Puedes vencerlos solo? Por supuesto, pero igual no te apetece y no pasa nada.

    5 repito, no es tan dificil, dark souls 1 es muchisimo mas dificil al principio que al final digamos que la ostia te la llevas al principio y dark souls 3 al contrario. Yo recomendaria empezar por el 1. Una vez te haces con el sistema, el juego se hace muy divertido y es perfectamente finalizable sin sufrir, solo disfrute puro.

    4 cualquier persona que le gusten los videojuegos deberia jugar a dark souls , es como conocer a alguien fan del cine que no haya visto ninguna pelicula de kubrick y de tarantino, solo que aun peor porque en el videojuego en los ultimos 10 años solo ha salido porqueria.

    5 repito, dark souls no es tan dificil, zelda aliento campestre en algunos puntos se ponia a la altura por ejemolo Y no es mas dificil quebmonster hunter

    • Los Dark Souls son primos hermanos. De red dead redemption 2. Son aburridos si, son para un publico presumido «unico y diferentes» o eso creen, son lentos y toscos de cojones si si y si

    • Claro que si guapi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *