Juegos que me gustaría que me gustaran #2: Los de Nintendo

A la pluma: El Alcalde

No es pose seguera, pero todos los juegos de Nintendo se me hacen bola. Es difícil explicarlo. Admiro su diseño, su minuciosidad, su atención al detalle jugable, pero absolutamente todos tienen un punto de fuga insalvable. «El muro», lo llaman los animosos aficionados al deporte más tonto de mundo: correr sin necesidad (o running). Un punto de fatiga mental que se da aproximadamente en el último tercio de las carreras. Suele coincidir con un punto de flojera de piernas, pero el problema está en la cabeza. De repente estás corriendo en una piscina de melaza y te cuesta hasta respirar. Pues esto es lo que me ocurre con los juegos de Nintendo.

Un comienzo agradable y buenas sensaciones que de repente se convierten en una pared ciclópea. Una misión con una dificultad absolutamente desmedida e injustificable. Un valle jugable tedioso que no conduce a nada. Un recoger, no sé, semillas azules por un mapeado infinito sin conexión alguna con el juego. Un enemigo imposible. Me ha pasado en los Metroid, en los Zelda, en los Marios. Creo que no he conseguido acabarme ninguno. Y me consta que no soy el único. Parece como si Nintendo colocara un punto geográfico de amargura en todos los juegos para distinguir a los auténticos nintenderos. En plan, solo si eres un miembro de la secta serás capaz de comerte esta gran MIERDA que rivaliza con el sombrero de un picador excepcionalmente cabezón. Y entonces lo dejas, abandonas sin reparo, porque no estás dispuesto a tragar artefactos con una excepcional jugabilidad, pero solo hasta cierto punto.


A la pluma: Narg

Como veis, los años le pesan al Alcalde y no le permiten escribir más de dos párrafos seguidos, así que voy a completar esta mini-feature con una lista de nintenderadas que tenía preparada desde hace tiempo. Una lista no exahustiva, mal organizada, pero mejor fuera que dentro.

Aunque he dicho muchas veces que odio a Nintendo por las risas y el seguerismo, esto no es cierto, o al menos no del todo. Más bien al contrario: me parece que hacen unos juegos fantásticos. Juegos que quiero que me gusten. Como dice El Alcalde, valores de producción realmente admirables, jugabilidad pulida, cielos azules (quizá no tanto como los de la Master System, pero azules). 

Por ejemplo, mi juego favorito de Nintendo, y lo digo sin un ápice de ironía, es el Kaeru no tame ni kane wa naru de Game Boy. Es simple, gracioso a más no poder, consciente de sí mismo, tanto que se ríe del protagonista y rompe la cuarta pared cuando le da la gana. El siguiente quizás sea el Metroid Zero Mission. Donkey Kong Jungle Beat, F-Zero AX (aunque este es de Sega, realmente) y Breath of the Wild están ahí, cerca.

Pero. PERO. Nintenderadas. Lo explicaba en otro artículo como paternalismo insufrible, pero hay más tipos, como a los que se refiere El Alcalde.

Ya que estamos, vamos con el Zelda. Nunca he acabado ninguno. ¿Por qué?

Zelda Wind Waker – Prácticamente al final del juego te mandan a buscar la Trifuerza, que está dispersa por todo el mundo en sitios en los que ya has estado, sin pistas. En realidad hay pistas… si vas a cierta isla a hablar con cierta gente, cosa que he descubierto mirando una guía en internet 15 años más tarde. Abandonado.

Zelda Link’s Awakening – Esconden el camino necesario para avanzar en la historia principal bajo un arbusto random en una pantalla random. Por no hablar de aquella vez en la que te bloquean el avance a la espera de un item random que se puede conseguir tras una sucesión de intercambios de items que comienzan con uno que parece una pieza de decoración (random) con la que parece que no puedes interactuar. «El mejor Zelda» está hibernando en un cajón.

Zelda Twilight Princess – Hay una misión obligatoria en la que hay que proteger el carro de la princesa. Echad un vistazo a los comentarios del video para entender lo que quería decir El Alcalde con lo de «una misión con una dificultad absolutamente desmedida e injustificable». De este grupo, el Zelda que en el que menos he durado.

Zelda Phantom Hourglass – En cierto momento había que encontrar un barco en medio del océano. No recuerdo exactamente de qué trataba la misión, pero era o tan pesada o tan poco clara que acabé olvidándolo. La misión y el juego.

Zelda Breath Of The Wild – Resuelve muchos problemas (por ejemplo, que los personajes y el mundo tienen personalidad y carisma, y consiguen que te importe algo la historia, toda una novedad en la saga), pero cae en fallos similares a juegos anteriores, como hacer que encontrar los recuerdos sea una parte principal de la trama. Afortunadamente no es un requerimiento obligatorio, así que todavía tengo esperanza de acabarlo.

También he jugado al Link to the Past y al Ocarina of Time, pero los abandoné tan rápido que ni siquiera me dio tiempo a formarme una opinión. Como veis, no ha sido por no intentarlo, y eso pese a ser metroids en vista cenital y ser yo mismo un gran fan del Soleil. ¡El mejor Zelda!

Vamos con los metroids. Son los juegos menos malos de Nintendo, de hecho me gustan mucho, pero tengo un par de entradas de la saga (la saga original, los Primo Metroide no los he jugado) con los que no he conectado. 

Super Metroid – Sí, el aclamado Super Metroid, «el mejor juego de la historia» para muchos. Después de encontrar una habilidad concreta (la bomba gigante), el juego te fuerza a recorrer otra vez mapa usando esa habilidad, lo que te hace suponer que el avance se encuentra en alguna zona anterior que estaba bloqueada. Sin embargo, ¡no!, el camino para continuar la historia está escondido en un rincón de la misma pantalla en la que has encontrado la bomba; zona a la que no hay motivo de volver a menos que recuerdes que allí había algo escondido. Esto es equivalente a esconder el avance en un arbusto random en una pantalla random del Link’s Awakening. Dos veces he empezado el Super Metroid, dos veces me he quedado atascado en el mismo punto. En este video explican el problema.

Sumado a una jugabilidad bastante cuestionable, a enemigos suicidas y jefes aburridos, me quedo con el Metroid II de Game Boy de lejos. No, no lo he terminado. Es el único Metroide que no me he pasado.

Metroid Fusion – Nintendo siendo Nintendo, en el sentido más paternalista posible. Linealizar el juego y tratar al jugador como si fuera lelo, cuando la gracia de la saga era todo lo contrario. Se salva un poco por la jugabilidad.

Otros juegos de Nintendo que se esforzaron por hacerme sentir mal son:

F-Zero GX – El juego te obliga a superar todo el modo campeonato para desbloquear el modo AX, que son los circuitos de recreativa, y los mejores del juego con bastante diferencia. Yo acabé consiguiéndolo, pero muchos acabaron traumatizados: dificultad artificial extrema (vacíos y energía, males heredados de cuando el juego era más plano que una zapatilla) utilizada para bloquear contenido y alargar innecesariamente la «vida» del juego. Típico Nintendo. El resto es maravilloso y puro SEGA, por supuesto.

Donkey Kong Jungle Beat – En un arcade perfecto para la autosuperación y los records, Nintendo quita las puntuaciones, cronómetros y todo lo que huela a valorar la habilidad del jugador. ¿Por qué? ¿Para que no se sienta mal? ¿Para que no piensen que estamos vendiendo un arcade (aunque lo sea, y uno muy bueno)? Paternalismo, quizá. El jugador tiene que jugar a los juegos de Nintendo como Nintendo quiere. Y si no, está jugando mal.

Mario, Kirby y otros muchos – Esconder la mitad del juego después del final, decisión (otra vez) paternalista, de tratar al jugador como si fuese tontito. Hasta acabar el juego, dificultad para niños pequeños; luego empieza el juego de verdad (cuando ya has perdido la motivación para seguir). Aquí habría que incluir lo de farmear vidas, que ha sido una horrible decisión de diseño que Nintendo ha mantenido desde el Super Mario Land 2 y que por fin ha desaparecido en el Super Mario Oddysey.

En fin, hay muchos más ejemplos, pero lo dejo aquí o la longitud de esta mini-feature extendida artificialmente tendería a infinito. En conclusión, El Alcalde y yo queremos que Nintendo nos guste, y seguimos intentando que Nintendo nos guste, pero Nintendo… no nos deja.

7 comentarios

  1. El Mother 3 os lo habréis acabado, ¿no? ay qué grasia papasito

    Me he identificado mucho con este artículo, joer, pensaba que era el único... No me he podido acabar ni un Zelda, ni un Mario, ni un Metroid. Me he acabado el Kirby Mercería de la Wii porque lo jugué con mi hija, así que no cuenta. Y mira que lo he intentado con juegos como A Link to The Past pero es que lo he comenzado como siete veces y a los quince minutos lo he tenido que dejar. El resto de Zeldas he durado entre cinco minutos y una hora. El Zelda que más lejos he llegado ha sido Okami y lo mismo, lo he intentado dos veces y dos veces lo he dejado en el mismo punto sin ganas de volver a retomarlo. Y encima es que no puedes decir "vaya mierda de juego" para trolear a los nintenderos pedorros.

    Pero hay juegos de Nintendo que sí me molan sobre todo en GBA; el Mother 3 (me lo he acabao!), los Wario Ware, el Rythm Tengoku, el Orbital de Bit Generations...

    • El Mother 3 se lo han acabado varios redactores, pero tenían la entrada vetada a esta feature por nintenderos. Cubitorah no aprueba la diversidad de opinión, así en general.

      Dicho esto, ¡nos alegra mucho que este texto te haya ayudado a salir del armario! Que no te de vergüenza, hay que decirlo más.

  2. Es natural de los segueros ser tremendamente mancos para jugar. Cosa justificable por simular jugar los sonic que como mas o menos decia el gordo se llega al final sin saberse como y porque.

  3. Y el animal crossing? Nadie va a decir nada de ese esperpento y su legion de fans?

  4. Sin entrar en clasicos de antes de wiiu el ultimo far cry zelda y mario odissey son bastante buenos, aunque no llegan al nivel de dark souls por ejemplo. Mario 3d land tambien, no he jugado al world. Pikmin 3 es un buen juego y sobretodo original en una epoca de marines calvos.

    Donkey kong tropical freeze, es el mejor plataformas que haya hecho nunca nintendo.

    Splatoon, mario kart 8, incluso mario tennis de switch son juegos para jugar con mas gente tambien muy divertidos.

    De todo lo demas no salvaba nada.

    • Donkey Kong Country Tropical Freeze es el mejor juego de plataformas que he jugado nunca, sí. Lástima que ha pasado más o menos desapercibido y pocos lo van a jugar.

      Yo añadiría el Captain Toad, que es otra pequeña maravilla que no ha jugado nadie.

      Por lo demás, estoy parcialmente de acuerdo con lo expuesto en el que jugar a videojuegos se está volviendo un coñazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *