Ax Battler: A Legend of Golden Axe

Abandono un poco la Master System, aunque no olvidemos que la Game Gear es una Master System portátil con alguna que otra diferencia visual.

Pero Ax Battler es un juego importante. Concretamente, es el último juego de SEGA sobre Golden Axe para dispositivos 8 bits, tras Golden Axe y Golden Axe Warrior (ya trataremos de este algún día). Lo que es una cosa lo suficientemente rara como para que hablemos de él.

Ax Battler se divide en 3 partes. De normal vemos al bueno de Ax, tan solo o más que Tyris Flare en su propio juego (en el futuro saldrá un juego de Gillius Thunderhead en el que le ayudaremos a mantener su huerto, no sufráis), con vista superior, manejándose como si fuera un personaje de Phantasy Star.

Los inicios de este juego son humildes.

Así nos moveremos a lo largo y ancho de las tierras del castillo de Firewood, y de vez en cuando (demasiado a menudo, diría yo), tendremos un combate aleatorio. Ese combate aleatorio, a diferencia de otros juegos, no es por turnos, sino que toma la forma de un combate uno contra uno. Si el enemigo nos consigue impactar nos quita un punto de vida, mientras que si le conseguimos derrotar nos darán vases, y cuanto más difícil más vases nos darán. Estos los podremos usar posteriormente como magia en otros combates, o como moneda en el juego.

Los combates son mucho más molones.

Además, de vez en cuando el juego cambia y nos muestra, usando la cámara de los combates, un modo hack & slash cual Rastan o Danan The Jungle Fighter. Se juega igual que los combates, pero es mucho más largo, y todos los movimientos que hayamos aprendido a lo largo de la partida se pueden usar aquí, de manera que por ejemplo el movimiento de carga lo podremos usar después para correr a lo largo de la fase, o los distintos movimientos de salto para llegar a las plataformas más complicadas.

Este momento es realmente bello.

Resulta curioso encontrar parecidos con el juego que hemos analizado recientemente: Silver Valley. Así, los saltos en ocasiones son “al pixel”, y la dificultad está calibrada de una manera absolutamente aleatoria.

Aquí aprenderemos nuestros movimientos.

Este Ax Battler es interesante, y podría haber sido un buen ejemplar de juego de Master System si no hubiera aparecido cuando la consola ya no tenía vida en territorio nipón. Visualmente es bonito, usando unos azules preciosos y unos personajes muy grandes en las pantallas de combate, pero a la vez cuando vemos a nuestro personaje desde arriba en la parte de exploración, lo cierto es que es muy simple. El usuario que en aquel entonces mirase capturas de pantalla no sabría muy bien a que atenerse, si a la sencillez de unas o a la espectacularidad de las otras. Pero lo cierto es que se usan los dos sistemas.

Sí, en el desplazamiento es humilde.

Me gusta la variedad de jugabilidades, y detalles como lo de tener que aprender los movimientos a base de enfrentarte a retos dentro de las diferentes localidades que encontraremos en el juego. Pero es uno de esos juegos que, después de tantas dificultades, va y cuando llega el final… bueno, digamos que no cuesta mucho pasarse el último escollo.

En fin, un cierre curioso en 8 bits a una saga que merece que se le haga un poco más de caso. Ya veremos que tal el Golden Axe Warrior.

(Nota del editor: No contengan la respiración, ¡esto es Gamerah!)

(Ninja)

Lo Ninja es seguero y valenciano. Vendría a ser una version ché de Joe Musashi, pero a diferencia del otro, sigue vivo y en activo.

3 comentarios

  1. Lo Ninja, luchando juego a juego contra el revisionismo nintendero. ¡Un héroe!

  2. No puedo sino admirar la tenacidad y erudición de Lo Ninja e imaginar un feliz universo paralelo en el cual es nintendero.

  3. Sega es o fue lo que el Leicester fue al fútbol hace dos o tres temporadas. Un equipo (empresa ) que te hace un campeonato bueno cada 50 años mientras el resto del tiempo trata de no descender . mientras Sony, Nintendo y la de los gaijins imperialistas pelean año tras año el campeonato y los puestos de champions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *