Gamerah Navideña: los juegos menos malos de la década (2)

Cubitorah dice: Feliz año, y que os den por culo.

Queridos mongolos:

Con 37 lecturas, «Gamerah Navideña: los juegos menos malos de la década» ha sido nuestro artículo más leído de 2019. Sospecho que con esos números es también el texto de videojuegos más leído de internet este año en español, inglés, gallego, euskera y CDR, y probablemente lo más buscado en internet desde The Fappening. Son artículos como este los que han permitido a Gamerah acumular 52 nuevos seguidores en Twitter este año. ¡52! ¡Uno por semana!

Sería injusto quedarse con todo el mérito de esta hazaña. No hubiera sido posible sin que la industria del videojuego les diese a mis mongolos tanto de lo que escribir. Eventos como:

  • Google saca Stadia, y para sorpresa de absolutamente nadie, funciona genial en teoría y fatal en práctica (no hubo artículo).
  • Hideo Kojima lanza Death Stranding, un juego sobre entrega de comida a domicilio con largas escenas cinemáticas de un tío duchándose (no hubo artículo).
  • Microsoft presenta las cenizas del abuelo, la nueva Xbox (no hubo artículo).
  • Jan financió prácticamente él solo Shenmue 3, lo que explica por que el presupuesto solo alcanzó para gráficos de Dreamcast (no hubo artículo).
  • Un Pokemon tradicional salió en consolas domésticas por primera vez (no hubo artículo).
  • Reggie se retiró, dejando a Bowser al mando de Nintendo América (increíblemente, no hubo artículo).
  • Los creadores de Star Control y Stardock solucionaron su conflicto milenario con mediación de abejas (no hubo artículo).
  • El Tokyo Game Show continúa su involución (no hubo… hey, ¡sí que hubo artículo!).

Como podéis ver, no escribimos un montón de artículos fantásticos. El zenit del año, sin embargo, fue doble: dos, habéis leído correctamente, no uno, DOS, entradas sobre el casimuertismo. Acumularon 31 lecturas entre las dos, una cifra ahora empequeñecida por el abrumador éxito de mi mensaje navideño y los juegos menos malos de la década. Tal ha sido el éxito de este artículo (repito, 37 lecturas, MÁS DE TRES DOCENAS) que inmediatamente les ordené a mi mongolos que escriban una continuación que esté a la altura, un Padrino 2, un Imperio Contraataca, un Babe 2 el Cerdito en la Ciudad. No les exijo el mismo éxito comercial (es imposible), pero sí el mismo éxito crítico. Podéis leerlo bajo estas lineas.

Es imposible (para vosotros) saber qué locuras nos deparará el 2020. Pero tened por seguro que aquí estará Gamerah para escribir del casimuertismo. Tal vez también haya reseñas de juegos de Master System y algo sobre Donkey Kong y, si esto no es un final feliz, al menos nos hará gracia en el foro secreto, que al fin y al cabo es de lo que se trata todo este tinglado.

Felices fiestas, y que os den por culo (otra vez).


PREY (Atacar). No está hecha la miel para la boca del asno.

Soy uuuuna taza… una tetera… un cucharón…

Elegido por BoKeRoN

Que Arkane es el estudio superior en cuanto a diseño es un hecho. No una opinión, o preferencia: un hecho. Su forma de crear niveles y entender la jugabilidad emergente está unos 10 años a ojo de buen cubero por delante del resto de estudios.

Tras tirar besos a los fans de Ultima Underworld con Arx Fatalis, y luego darles un masaje en los pies a los de Thief con Dishonored, era lógico que Arkane siguiese con System Shock…

La respuesta fue Prey. Y madre mía, lo que nos hizo Prey está prohibido en todos los estados del sur de USA.

Prey es el videojuego total. Excelente en todas sus facetas, tanto en lo jugable, como en lo artístico, como en lo narrativo. Es una lección magistral y artesanal de software de entretenimiento.

Por supuesto, vendió cuatro copias y media de salida.

Que ostia tenéis, de verdad. Os merecéis vivir a base de Fifas y Carlosduttis.


Minecraft (Minaconstruye)

Elegido por bola

Todos estos boomers os han tenido que explicar por qué sus juegos favoritos no son tan malos porque seguramente sean bastante malos, no lo sé porque no los he jugado, no me interesan, pero me lo imagino y no me equivoco. Yo he elegido Minecraft y no tengo que explicar nada porque hasta tu abuela Carmen es consciente de la trascendencia cultural que ha tenido este palacio para el niño en el espectro autista que es Minecraft.


Metroidvania Random (Metroidevania Aleatorio)

Elegido por Pepe

El mayor problema de ser viejo es tratar de aparentar no serlo. O el segundo. El primero de verdad es aparentar no ser un viejo verde. No es fácil. Yo no lo consigo. Con mis achaques, mi calvicie, mi barriga, mi andar encorvado, mi labio babeante y estos incontrolables temblores intento no parecer abyecto y aberrante girando la cabeza ante el pasar del culo de las muchachas. Recuerdo cuando era igual de repugnante pero, al menos, mi físico sólo producía un efecto gravitatorio negativo y no una llamada a la Guardia Civil.

He de agradecer al mundo del videojuego que me permita ser un viejo verde casi que hasta orgulloso con el renacimiento de los Metroidvanias. El género, gracias a que el mundo indie no tiene una mierda de imaginación, es un copia y pega de la gloria juvenil, tersa y firme a la par, de los 16 bits, y me trae productos a puñaos de lo que antes eran triples A bianuales. Dios los bendiga. Los he jugado todos. Los he amado a todos. Con mis manos achacosas, arrugadas tras toda una vida de vicio y perdición, he sentido lo que antaño. Un de las ventajas de hacerse viejo es que la industria se hace vieja contigo y te presenta fantasías del ayer en cuerpos jóvenes sin que sea ilegal. Metroidvanias Random, todos, mi elección.


Max Payne 3 (Máximo Dolores 3)

Elegido por Strato

Estaba viendo yo algunos vídeos de Almazan Kitchen, el mejor canal de YouTube de la historia, en el que un exmilitar (*) cocina auténticas virguerías en un puto bosque, con la ayuda de un cuchillo que bien podría estar en un DLC de Bloodborne. Los planos de cámara, la edición, los silencios… una maravilla de canal. No entiendo muy bien cómo ni por qué, pero cuando uno de los vídeos terminó, me saltó una recomendación sobre Max Payne 3. Tampoco entiendo por qué os estoy contando esto, pero ¿y lo felices que sois ahora después de conocer este canal? Agradecedlo en vez de poner esa cara, copón. 

Cubitorah nos pide los juegos menos malos de la década. No sé si será el caso, pero tras estar toda la mañana viendo vídeos sobre este juegazo y recordando lo bien que me lo pasé, he llegado a la conclusión de que Max Payne es posiblemente la saga de videojuegos que más echo de menos actualmente.

De Max Payne 3 podría hablar de muchas cosas. Podría hablar de sus escenarios, que yo los denominaría salas de ocio, en las que no hay nada diseñado al azar: coberturas, recovecos, carritos, extintores, juegos de luces, columnas… todo para tu servicio y disfrute. Podría hablar de su argumento, directo y bien escrito, apoyado en unas secuencias con diálogos y personajes interesantes (aunque reconozco que falta alguno con el carisma de Mona Sax, o mismamente la cara de Max, que para mí siempre será Sam Lake). También podría hablar sobre su espectacularidad técnica, con un objetivo predominante que es el realismo, ya sea en la violencia y el gore o en las consecuencias de esa fiesta de tiros, en la que las físicas cobran todo el sentido. Incluso podría hablar de lo más importante, que justo os acabo de anticipar: los tiroteos y su mayor aliado, el «tiempo bala». Para mí, los mejores en cualquier videojuego sea en primera o tercera persona, mirando incluso por encima a Vanquish o más lejos aún a Gears of War o Destiny.

Pero eso ya lo has leído antes, más y mejor que aquí.

Yo quiero hablar de MOLAR. 

Max Payne mola. Es su único objetivo: molar. Ya sea en camisa y gabardina o camiseta de tirantes con hawaiana por encima, calvo con barba hipster o con tupé reluciente lamido por una vaca. Max es un flipado que fríe a tiros a la peña en cámara lenta y esbozando una sonrisa, porque sabe que mola tanto que quiere que lo recuerdes como yo lo hago ahora. Porque Max Payne 3 es divertido de principio a fin, porque es honesto en su desarrollo y sincero en su finalidad. Es un juego en el que el único relleno que hay es la pólvora dentro de los cadáveres que dejas a tu paso y la sangre que regurgita de ellos.

Max Puto Payne, te echo de menos.

(*) No sé si es exmilitar (aunque lo parece), pero queda de puta madre y aquí hemos venido a molar.


NieR: Automata (NegaR: Autómata)

Elegido por dai

—Cariño, ¿qué haces levantado a estas horas? ¿Aún jugando a la consola?

—Sí, estoy jugando a NieR: Automata. Es un juego muy loco donde llevas a unos androides por una Tierra post-apocalíptica y luchas contra robots. Está muy guapo porque el estilo de juego va cambiando y lo que en un momento es acción en tercera persona, puede cambiar a plataformeo en 2D o incluso a shoot-em’up vertical. Pero lo mejor es que no es simplemente acción, sino que tiene un montón de lore detrás, con una historia profunda y conmovedora con pinceladas de existencialismo y que te hace pararte a filosofar y preguntarte sobre qué es lo que nos hace humanos, qué es lo que nos distingue de las máquinas, de otras especies, e incluso entre nosotros mismos.      

—Ajá. Eso que dices del existencialismo y la filosofía está muy bien, pero ¿por qué a esa tía se le ve el culo y qué es ese bulto en tu pantalón?


Dark Souls (Almas Oscuras)

Elegido por Jan

Los videojuegos murieron el 31 de marzo de 2001. Esto no es una opinión. Es un hecho que, entiendo, se estudia en Historia Contemporánea en todas las universidades del mundo.

A partir de ahí todo cuesta abajo. Los videojuegos, lo que queda de ellos, se empezaron a producir de manera cada vez más mecánica y más rápida, más industrial y más despersonalizada.

Y los jugadores también nos dejamos de comprometer. Quid pro quo. ¿Para qué nos íbamos a esforzar si tenemos 8 niveles de dificultad? Y admitámoslo, nuestros reflejos no son los que eran.

Y en estas llego Dark Souls. Un juego honesto. Sin niveles de dificultad, sin trucos ni artimañas. Tú contra ellos. Reinventando el género. Se acabó el machacar botones. En una época en la que los videojuegos te tratan como un borrego, hola Uncharted, Dark Souls te invitó a que te parases, tomases un respiro y pensases antes de entrar en una sala con dos kobolds. Y lo mejor de ello es que te recompensó por ello y te permitió disfrutar del viaje.

Los videojuegos siguen muertos, pero gracias a Dark Souls y compañía se siguen tirando pedos post mortem.

Guilty Gear Xrd (Engranaje Culpable Equistercero)

Elegido por Kim Kapwham

Durante toda la década el Tito Kojima ha hecho muchas previsiones y profecías entre lingotazos de orujo y mimitos con Mads. Quizás la más pretenciosa de sus profecías (aquella que preconizaba el nacimiento del Homo Ludens) es la que más se ha acercado a cumplirse; pues lo que ha terminado surgiendo es el Homo Offensus y sus múltiples subspecies. En el ámbito videojueguil las más dañinas son el Homo Offensus Tuiteris y el Homo Offensus Mongolus. Lamentablemente, ambas se han cebado especialmente con el género de los juegos de lucha durante la última década.

Tampoco es que Guilty Gear Xrd se lo pusiera demasiado complicado, para qué engañarnos. Hablamos de un juego creado por un melenas nipón con la suficiente falta de amor propio como para aparecer delante de multitudes con una camiseta de Iron Maiden. Con el suficiente ego como para ejercer de productor, director, guionista, diseñador de personajes, compositor de la banda sonora, ilustrador, testeador en jefe y palanganero auxiliar. Que muestra como algo completamente normal el que una hostia de arriba abajo te haga atravesar el planeta y salir por las antípodas. Lo peor de todo es que le sale natural y lo hace condenadamente bien. Todo. Y además, es divertido de cojones y no trata al jugador como un imbécil, cosa que se agradece.

Por supuesto, Guilty Gear Xrd fue objeto de mofa, befa y lloro constante por parte de los mencionados Homo Offensus, en proporción inversamente proporcional a las horas jugadas. Que si el paso a polígonos hacía que perdiese el encanto 2D. Que si se había simplificado el sistema de combate en exceso. Que si faltaba gente. Que por qué el juego no es lo que yo me había imaginado que tenía que ser, vaya falta de respeto.

Hace un par de meses, cierto japo melenas enseñaba Guilty Gear Strive. Adivinad quienes llevan llorando desde entonces. Totus mongolem et gilipollorum numeri infinitum est.


Persona 6 (Mi otro yo 6)

Elegido por Nae

A la hora de hablar del juego menos malo de la década, he hecho la siguiente reflexión: ¿con qué juegos me quedaría? Sí, claro, la gente molona y guay te dirá Minecraft. League of Legends. Fornite. Pero no soy guay. Ni ganas. Soy seguero joder. Soy un seguero que además se ha pasado al CPC – Amiga – PC.

Así que haciendo una introspección hay dos sagas a las que destacaría por encima del resto: Yakuza y Persona. Mi historia con Yakuza empezó antes de esta década: Yakuza 1 lo jugué en 2007, y el segundo y el tercero también se jugaron en la anterior década. Luego llegó Yakuza 4, y hubo un impass de cuatro años hasta que pudimos jugar en occidente al 5, y luego del tirón vinieron 0, Kiwami, Kiwami 2, y 6. Maravillosos todos.

Persona empezó en 2010. No, el primer juego salió en 1996 para la primera Playstation, pero ni la tuve, ni salió en Europa. Pero sí que pude pasarme en navidades de 2010-2011 el primer Persona para PSP (NO LO HAGÁIS, ya lo hice yo por vosotros). El segundo es igual de peñazo o más, pero sale Jesús, Hitler, robots y marcianos. El tercero me lo pasé a principios de 2013, y el cuarto lo gocé como un salvaje poco después. De hecho, seguramente sea el que más he gozado, por el hecho de ser portátil y demás. El quinto es, seguramente, el mejor juego de la década para un servidor (junto a Yakuza 6). Musicalmente es tremendo, visualmente arrebatador, y aporta muchos detalles a la saga, como un sistema de niveles bien realizados, y una historia madura que se aleja bastante del estilo quinceañero típico de la saga (aunque, eso sí, esté protagonizada por estudiantes del instituto). Van a sacar la versión mejorada en breves en Occidente (Royal), pero por desgracia sigue sin salir en portátil, y no se puede actualizar la quinta parte a esta “sexta”. Por eso dejo este Persona 6, porque Yakuza 6 se merece su espacio, y Persona 5 también. Disfrutadlos con salud mientras podáis.

6 comentarios

  1. Me alegra haber aportado 2/3 partes de las visitas del artículo

  2. Jan salvando los muebles en unas listas infectas con desechos como gta, y nier automata. Que dark souls comparta articulo con max payne 3 es de ejecucion piblica.

    Que encierren en un bunker y lo dinamiten al que ha puesto aliento campestre en esta lista

  3. Deberíais volver a gee o, mejor, crear bookmerah que los videojuegos están muertos ya. Año nuevo vida nueva. El Alcalde ya está por otros lares escribiendo sobre libros, no sería mal cambio. Bueno, podéis dejar a Jan escribir sobre Shenmue siempre que le apetezca, una vez cada 7 años más o menos como va siendo habitual. ¡Feliz año a todo el staff!

  4. Y cuando me empezaba a preguntar qué habíais hecho con el bueno de Jan, va y reaparece con la mejor elección concebible (de hecho, la única buena) y el mejor texto. ¡Alabado sea!

  5. Bua, pero yo escribiendo de libros es monotema, solo scifi y con pincitas. Lo mío son microconocimientos exhaustivos.

    Aquí, jueguicos y desbarres...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *