El CLUB NINTENDO a finales del siglo XX

La gente me pregunta por qué amo tanto a Nintendo. Y respondo: Guaches, si tienen que preguntarlo, entonces no tienen ni idea. No jodas, responden los guaches. Por eso preguntamos.

Lo malo de trabajar aquí

Lo malo de trabajar aquí es que escribir para Gamerah ocasionalmente implica jugar a un videojuego. ¿No lo comprenden? En esta página odiamos los videojuegos. Nos dimos cuenta de que son una terrible forma de perder el tiempo hace años, cuando una mañana descubrimos de golpe que teníamos 27, no teníamos novia y seguíamos viviendo con nuestros padres.

Empero, a pesar de odiar los videojuegos, especialmente los que salen en consolas de Sony, Microsoft y Sega, seguimos amando a una compañía. Quiero decir, a algunas compañías. Activision, por ejemplo. THQ. EA, por los James Bond. Pero ninguna de ellas tiene nada remotamente parecido al…

Club Nintendo

Ser socio del Club Nintendo era como tener amigos pero sin las palizas y las duchas frías. Era mejor que tener novia. Nadie se reía de ti cuando te desnudabas ni se escandalizaba por la íntima relación que tenías con tu mano derecha (1). Porque, en verdad, entre nosotros, guaches, ¿a quién le importa si tienes 29 y tu relación con tu mano derecha sigue siendo la más íntima de tu vida? Os diré a quién no: al Club Nintendo. El Club Nintendo no juzga. La relación entre un nintendero y su club es la más sagrada del mundo, sólo por detrás de la relación entre un hombre y su mano y entre un amo y su perro. Es algo que los miembros de las otras sectas consoleras, y en particular los segueros, nunca entenderán. Porque cuando la duda te ronde, ya sabes, el Club Nintendo responde. Si eres seguero, cuando la duda te ronde lo más probable es que Sega saque un periférico totalmente prescindible que junto a otro periférico caro e innecesario y una vieja consola maltratada se combinan para formar un engendro de una potencia similar a una SEGA SATURN, la MEJOR CONSOLA DE LA HISTORIA, triste y suciamente derrotada por las malvadas hordas del sentido común. Si el engendro pudiese hablar diría: mátenme. Mátenme ahora.

No me odien, segueros. En el fondo de su corazón, saben que tengo razón.

Los lectores sin una consola Nintendo

Los lectores sin una consola Nintendo pensarán que el Club Nintendo es una metáfora. Algo que exterioriza el ferviente nintenderismo de nuestros corazones. Pero, al contrario del Jesús Negro y otros mitos de Internet, el Club Nintendo existe y se comunica con sus miembros. O, al menos, lo hacía. Perdí el contacto a mediados del 2000. Por razones que no vienen al caso, de pronto se hizo el silencio. Fue como cuando menstrué por primera vez: inmediatamente dejé de ver muertos. Esto me hizo recordar los tiempos felices en los que el cielo era azul, las chicas eran guapas y el Club Nintendo respondía…

Me uní al Club Nintendo a principios de los 90. Bush padre era presidente. Argentina perdió el Mundial. Willy todavía era libre (2). En la caja de mi flamante Game Boy ladrillo, 14990 ptas, venía también algo a lo que no era posible poner precio. Una invitación a unirme al Club Nintendo. Mario me decía: ¡HAZTE SOCIO HOY!

http://www.gamerah.com/img/upl/f575adf2_ClubNintendo0.jpg

Los segueros si quieren pueden imprimir la tarjeta y hacerse socios del Club Nintendo

Con signos de exclamación y mayúsculas. La resistencia era fútil.

El Club Nintendo era un servicio de atención al cliente de Nintendo que permitía a los usuarios interactuar con Nintendo y entrar en comunión con un todo más grande al que rendir su personalidad. Ofrecía ayuda con ciertos juegos, facilitaba información sobre Nintendo (de la que, si me preguntan, nunca se puede tener demasiado) y te mandaba publicidad. Es decir: te mandaba correo. Comprendan: durante años, el Club Nintendo fue la fuente de las únicas cartas que me llegaban. Y las cartas no me las mandaba cualquier desgraciado. Las cartas las firmaba Mario. Mario. Maldita sea. ¿No lo entienden? El Club Nintendo te permitía mantener una correspondencia con Mario. He aquí un símil para los no-nintenderos y demás escoria: era como escribirle a Papá Noel y recibir una respuesta.

Querido Papá Noel:

Este año quiero un producto de Sega.

Te quiero mucho, Papá Noel.

Un abrazo,
Eduardo

Querido Eduardo:

Tu carta iba bien hasta que mencionó Sega.

Que te jodan,
Papá Noel

PD: Soy tu padre.

El Club Nintendo no era un mero servicio de atención al cliente para mantener a las masas contentas. Era més que un club. He aquí la prueba.

http://www.gamerah.com/img/upl/0549f323_ClubNintendoCard1a.jpg
http://www.gamerah.com/img/upl/3419d3e4_ClubNintendoCard2a.jpg

Los segueros pueden imprimir estas imágenes, recortarlas y pegarlas en un rectángulo de cartón y así pretender por un momento feliz que son miembros del Club Nintendo

Noten que la tarjeta tiene espacio para tu nombre, tu firma y tu número de socio (determinado por la fecha en la que te uniste al Club). Sus suposiciones son correctas: el Club Nintendo sugería una sociedad más justa en la que tu estatus social es determinado únicamente por la fecha en la que te inscribiste. La tarjeta no era aceptada como pago en ningún establecimiento de prestigio y no servía como método legal de identificación, pero tenía una foto de Mario (lo cual es una foto de Mario más que la Visa o la American Express) y era color negro, ese color tan chic que va con todo. Si vivías en una ciudad y caminando por la calle te cruzabas con alguien que no conocías (algo bastante probable, en mi experiencia) le podías preguntar si era nintendero y así evitar un baño de sangre.

ESCENA: Una perezosa mañana de verano. Dos chavales caminan por la calle en direcciones opuestas. Son CHAVAL #1 y CHAVAL #2. Se miran de lejos con desconfianza. Finalmente, están frente a frente. Se preparan para luchar.

CHAVAL #1
Un momento. ¿Eres miembro del Club Nintendo?

CHAVAL #2
Sí.
El CHAVAL #2 saca una tarjeta negra de su cartera. Es la tarjeta del CLUB NINTENDO.

CHAVAL #1
¡Yo también!
El CHAVAL #1 saca una tarjeta parecida de su bolsillo.

CHAVAL #2
¡Seamos amigos!

Mentiría si dijera que esto me ha pasado alguna vez. De hecho me ha pasado varias veces, y si estoy aquí hoy hablándoles del Club Nintendo es porque siempre llevaba encima la tarjeta del Club (3).

Los años posteriores

Los años posteriores a 1990 son un remolino en mi mente. Lo único que sé es que descuidé mi N.E.S., me compré una Megadrive y dejé embarazada a una chica. Buscona, tal vez la conozcan. Lee en las discotecas de la noche catalana. Hoy nuestro hijo es ya un hombrecito y a pesar de ser catalán le quiero igual que como si no fuese catalán, es decir, nada, el puto crío me ha jodido la vida. Hoy, recordando esos años locos, compruebo que el Club Nintendo fue la única fuente de luz en mi vida. Eventualmente fui capaz de sacarme la cabeza del culo y comprarme una Super Nintendo. El Club Nintendo estaba ahí para apoyarme en los momentos difíciles.

http://www.gamerah.com/img/upl/b4ef319a_ClubNintendoletter1bb.jpg

Los segueros pueden imprimir esta carta y pretender por un momento feliz que el Club Nintendo se la mandó a ellos

Para bien y para mal. En la salud y la enfermedad. En la riqueza y en la pobreza. No, en la pobreza no. Si eres pobre, no puedes comprar productos Nintendo, y por lo tanto no puedes ser miembro del Club. Es duro pero justo. Y 5 de 6 no está mal, eh. Una vez, tras jugar el V-Rally de N64, estuve clínicamente muerto durante dos horas. Vi un túnel oscuro y luego una playa. En la playa estábamos Nintendo y yo, caminando juntos, y detrás podían apreciarse nuestras huellas. El sendero marcado por nuestros pasos representaba mi vida. Pero noté una cosa curiosa…

Nintendo, dije, me doy cuenta mirando las huellas que en los momentos felices de mi vida siempre caminamos juntos, pero en los momentos difíciles sólo veo mis pasos. ¿Dónde estabas en esos momentos?

No, Gordo, respondió Nintendo. Esas huellas son mías: las dejé cuando no podías caminar y tenía que llevarte en brazos.

Espero que esta historia real no copiada de la catequesis a la que iba de pequeño les sirva de ejemplo de lo especial que es Nintendo (4).

En el mismo sobre

En el mismo sobre en el que recibí esa carta encontré mapas del Super Metroid. El Club Nintendo no sólo ofrecía apoyo moral. El Club Nintendo talkeaba la talk y walkeaba la walk. El Club Nintendo solucionaba problemas.

http://www.gamerah.com/img/upl/46f82e00_ClubNintendoMetroid1.jpg

Los fans de Castlevania: Symphony of the Night deben pagar royalties por ver esta imagen

Con esto el Club Nintendo no sólo me permitió acabarme Super Metroid en unas muy respetables 50 horas, sino que también permitió a esta gloriosa página publicar su primera guía. Y aquí viene la segunda: ¡Flashback! Me mandaron los mapas a pesar de que se los dejé a un amigo que tenía la versión de Megadrive.

http://www.gamerah.com/img/upl/243b97a6_ClubNintendoFlashback002.jpg

Pregúntense todos: ¿hay algo que mole más que Flashback? Si han respondido sí, están en la página equivocada

Así que debería ser obvio que el Club Nintendo se preocupaba de mi bienestar, consolero y emocional. Tenía, también, una paciencia infinita. Una noche particularmente oscura me desesperé y pedí ayuda. Cualquier tipo de ayuda. A ser posible, de Nintendo. Les escribí pidiéndoles trucos, respuestas, pegatinas y que hicieran socio a mi perro. No estoy bromeando. Mi perro era el único amigo que tenía en este mundo cruel. Pero imaginen la situación: eres un sufrido trabajador de Nintendo, ganando menos del salario mínimo que sin embargo es más que suficiente porque tienes el honor de trabajar en Nintendo, y una madrugada poco antes de irte a casa a ver si duermes un par de horas antes de tener que regresar a la oficina te dicen que tienes que responder una carta de un mongolo que quiere que hagan socio del club a su perro.

PREGUNTA: ¿Qué harían ustedes?

http://www.gamerah.com/img/upl/9d4106b9_ClubNintendoletter2aaa.jpg

Todas las imágenes de este artículo son scans de cosas de verdad que existen en el mundo real fuera de Internet bajo el cielo azul donde las chicas son guapas y los perros ladran felices guau guau

RESPUESTA: Probablemente responder con malos modales y deslumbrantes ejemplos de esa pasajera moda inglesa, el sarcasmo, que tan bien se le da a la gente que deambula por Internet. Pero no el Club Nintendo.

http://www.gamerah.com/img/upl/2c10f630_ClubNintendoletter2ccc.jpg

Sin embargo, el Club Nintendo discrimina a los perros

Impriman todos esta carta y úsenla como ejemplo en sus vidas. Aprendan de Nintendo a cumplir sus promesas y a decepcionar gentilmente a sus fans. Si bien mi perro vivió y murió sin conventirse nunca en miembro del Club (y en su lecho de muerte me dijo: muero con un solo remordimiento: no haber sido nunca socio), Nintendo me mandó varias pegatinas, que a día de hoy se pueden calificar de documento histórico, y que procedí a pegar en una carpeta azul, con el objetivo de combinar mi posesión más preciada (mis pegatinas) con mi posesión más cara (mi carpeta). Las pegatinas caminaban por la fina línea que separa…
http://www.gamerah.com/img/upl/6a9d9a25_stickersDK1.jpg
http://www.gamerah.com/img/upl/9312df08_stickersDK2a.jpg
http://www.gamerah.com/img/upl/b3b30622_stickersf2a.jpg

http://www.gamerah.com/img/upl/f98060a8_stickersYI.jpg

…lo übermolón…
http://www.gamerah.com/img/upl/0a4c7660_stickerKirby1.jpg

http://www.gamerah.com/img/upl/b96994f6_stickerMARIO1.jpg

…de lo aceptable…
http://www.gamerah.com/img/upl/d94783cf_stickersMW1.jpg

http://www.gamerah.com/img/upl/45246b51_stickersYOSHI1.jpg…y de lo poco inspirado.

Es una línea mágica con tres lados y tres ángulos. Un Tres-Ángulos, si quieren ponerse académicos.

Tendrán que disculpar el abrupto final

Tendrán que disculpar el abrupto final, pero esta feature nació con la función de mostrar las pegatinas, la firma de Mario y la ayuda práctica y espiritual que  Nintendo prestaba a sus usuarios. Cumplidos estos objetivos, la feature llega a su fin. Si creen que la feature termina demasiado súbitamente, ahora saben lo que sienten sus novias todas las noches. Gracias por su atención, tengan un buen viaje a casa, y recuerden: si beben, no conduzcan. A menos que sean segueros, en cuyo caso, ¡participen en nuestro sorteo de un coche y 10 botellas de buen whisky escocés!


1. Dicen que hay gente con una íntima relación con su mano izquierda, pero en Gamerah no nos gusta publicitar a los pervertidos. VOLVER

2. Y yo todavía plagiaba descaradamente a Mortiis, también. VOLVER

3. El año pasado, más de 10000 segueros europeos murieron en combate sin saber que su oponente era otro seguero. Saquen sus propias conclusiones. VOLVER

4. La estructura del chiste la he copiado del Alcalde. Si se fijan, casi todo lo que he escrito por aquí es un plagio de alguna manera u otra.VOLVER

Me lavo con un trapo atado a un palo.

2 comentarios

  1. Lo que no entiendo es pq si una lagartija bujarrona puede ser zocia tu perro no?

  2. Te refieres a Yoshi? Es secretario general del club!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *